5 cosas que no sabías sobre las sirenas

Sirenas: son el ideal de belleza más sobrenatural y ensoñador. Criaturas el océano que asoman en mares bravos para encandilar a los hombres, para dominarles mediante sus cantos.

Mujeres de entre dos mundos que sueñan con un escenario terrenal, a la vez que viven libres y hermosas en esa dimensión marina en compañía de tritones y corales, mecidas por las voces de las ballenas y la emoción de esos navíos que cruzan sobre sus cabezas de vez en cuando.

¿Qué sabes sobre las sirenas? Estamos seguros de que como buen amante de este tipo de leyendas (quien sabe si de realidades), te encantará saber más cosas de las que el mundo de Walt Disney nos trajo en alguna de sus películas. ¡Nos sumergimos!

La primera vez que encontramos una referencia escrita sobre estas criaturas, es en Siria. Año 1000 a. C, momento en que diversas leyendas nos hablan de una diosa muy especial llamada Atargatis.

Era una deidad asociada con la fertilidad cuyo culto se extendió también Grecia y Roma. Su leyenda, su triste historia es digna de ser recordada. La llamaban la gran señora de las tierras del norte de Siria, era bella, delicada y muy respetada por su pueblo por tener linaje real, y una vinculación muy intima con el mundo del mar.

A ella le consagraron diferentes templos y palacios, donde se alzaban diferentes esculturas en forma de pez y se construían siempre rodeados por elegantes estanques. Si ella simbolizaba la fertilidad en Siria, Dagón exaltaba la creación en su vertiente masculina. Tenía poder, y era tal su belleza que incluso la propia Venus se sentía ofendida. Tanto fue así, que hizo que se enamorara de un pastor que solía ir a dejar ofrendas a sus templos: Caístro. 

De esa relación “involuntaria” nació una niña, Semíramis, que llegaría a ser reina de Babilonia. Ahora bien, después del nacimiento de la criatura, a Atargatis se le desvaneció esa pasión del corazón por el pastor. Y del amor pasó a la vergüenza, y de la vergüenza a  la ira. Ofendida por esa manipulación no dudó en buscar venganza.

Abandonó a su hija, e hizo matar al hombre a quien había amado. Aunque en realidad, aplicó su rabia justo hacia quienes menos lo merecían. Después, como no podía ser de otra manera, deseó quitarse la vida arrojándose al mar con piedras en su cintura… No obstante, no encontró la muerte. Los dioses no lo permitieron y le ofrecieron el poder de los dos mundos, el terrenal y el acuático: se convirtió en una preciosa sirena. 

¿Y si la raza humana descendiera de las sirenas?

Una posibilidad no tan descabellada como parece a simple vista. Cuentan varias leyendas del Pacífico, que la humanidad vino del mar, que nuestro origen primigenio hunde sus raíces en el medio acuático.

Todos seríamos pues hijos e hijas de sirenas y tritones. ¿Qué te parece la posibilidad?

La magia de las aguamarinas

¿Tienes alguna aguamarina en adornando algún collar o anillo? Pocas gemas son tan bonitas como llamativas, y a la vez nos recuerdan tanto a la misma agua del mar.

El tono azulado de la aguamarina se debe a la presencia de Fe2+ y Fe3+, y cuanto más oscuro sea su color azul, más valiosa es. Ahora bien… La leyenda cuenta que estas piedras son en realidad lágrimas de sirenas ocultas en la Tierra. ¿No es precioso?

El logo de Starbucks

¿Cuántos capuccinos de Starbucks te has tomado? Son caros, pero siempre resultan deliciosos. Ahora bien… ¿te habías fijado en su logo? ¡Es una sirena! El diseño del logo fue creado por Sophia Castle, y nos trae a una sirena, eso sí, de doble cola enmarcada en un círculo verde.

Tiene su origen en una ilustración francesa del siglo XV, y la que vemos ahora, en realidad, es muy diferente a a la que salió por primera vez en 1971. En su primeros años mostraba los pechos y el ombligo. Más tarde, esta imagen se vio como demasiado provocativa, así que ahora se ha suavizado “un poco”.

¿Es una sirena?… ¡No, es un manatí!

La verdad es que hay que tener escasa visión y mucha imaginación para confundir una sirena con un manatí. No obstante, esto es lo que ocurrió cuando los primeros navegantes europeos se adentraron en aguas del Caribe: entre las sombras de la superficie entrevieron una criatura jamás vista por ellos… Parecía una mujer gruesa con cola de pez. ¿Qué podía ser más que una sirena?

La imaginación no tiene límites, y si además va acompañada por el desconocimiento la cosa adquiere un matiz asombroso. Y eso, es lo que ha ocurrido sin duda a lo largo de toda nuestra historia. No obstante… ¿por qué negarlo? ¡Nos encantan las sirenas! Y recuerda, si te ha gustado este artículo, descubre también si es posible que existan o no las sirenas.

Por favor complete los campos requeridos.



Este post fue creado con nuestro formulario agradable y fácil. ¡Crea tu post!

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *